Escuelas Oficiales de Idiomas

Carolina

Carolina Fernández del Pino Vidal
Vicepresidenta de ANPE-Madrid

ANPE-Madrid ha dirigido una carta a la Dirección General de Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial pidiendo que se convoque lo antes posible una mesa técnica para negociar la normativa que desarrolle el Real Decreto 1041/2017 del Ministerio de Educa­ción,  Cultura y Deporte, y que regulará las enseñanzas de idiomas en la Comunidad de Madrid modificando el sistema actual.

 También consideramos que es imprescindible que se negocien las Instrucciones de principio de curso para estas enseñanzas.

 El Decreto autonómico debería haberse publicado ya, pero la situación política actual de la Comu­nidad parece haberlo relegado a una lista de espera sine die. Sin embargo, el curso escolar no entiende de prioridades políticas y es posible que empecemos el nuevo curso con Instrucciones basadas en este Decreto no publicado.

 Las Escuelas Oficiales de Idiomas se enfrentan a un periodo de matriculación con grandes dudas en cuanto a oferta de grupos, niveles y la duración de los niveles A1 y A2.

 Los recortes que tanto han afectado a todas las enseñanzas deberían revertirse ya, especialmente si tenemos en cuenta la recuperación económica. La implantación prevista de nuevas modalidades, como la formación en línea, requiere una inversión adicional para la modernización de instalaciones y equipos. Pero también para la formación del profesorado.

 La carga horaria que padecen los docentes debe reducirse. ANPE-Madrid exige que todos los profesores de Secundaria, Formación Profesional y Régimen Especial vuelvan a tener 18 horas lectivas. Además, hay que tener en cuenta que los profesionales de las EEOOII afrontan estos cambios con ratios demasiado elevadas para alcanzar los objetivos comunicativos de los distintos niveles.

El esfuerzo adicional que los profesores de las Escuelas vienen haciendo para seguir ofreciendo una enseñanza de calidad se va a multiplicar con la introducción de nuevos niveles y modalidades.

La publicación del Real Decreto 1041/2017, que llega tarde y mal, es un reflejo de la poca importancia que se les ha dado desde la Administración.

El conocimiento de idiomas es una necesidad para la población. La globalización y la europeización hacen imprescindible que los ciudadanos españoles dominen al menos otra lengua extranjera y, si pueden ser dos, aún mejor.

 Al final de los años 90, el Estado Español, empujado por la realidad europea, despertó por fin y se dio cuenta de que los idiomas deberían ser una prioridad en todos los niveles de enseñanza. Lo que nunca se entendió fue por qué sus esfuerzos por promocionar el aprendizaje de idiomas no tuvo como consecuencia la promoción de las Escuelas de Idiomas y por qué no se buscaron en ese momento fórmulas que les permitiesen ofrecer una variedad de niveles, modalidades y cursos específicos para hacer frente a esta necesidad.

Las Escuelas de Idiomas son centros que, por ser enseñanzas regladas y porque la preparación de sus profesores está avalada por un sistema de selección riguroso, garantizan una calidad de enseñanza que difícilmente puede encontrarse en otras instituciones.

¿Por qué no se las involucró desde el principio en la tarea de hacer bilingüe a nuestra sociedad? No todos los países disfrutan del privilegio de tener esta red pública de centros para hacer frente a la promoción de las enseñanzas de idiomas. La riqueza y calidad que estos centros y sus profesionales pueden ofrecer ha sido mal aprovechada.

Esperemos que el tardío Real Decreto 1041/2017 sea un paso en el camino correcto para permitir que estos centros y profesores lideren la enseñanza de idiomas, tan necesaria en este mundo globalizado.

Ver ANPE-Informa. Escuelas Oficiales de Idiomas. Carta a la Directora de General de Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial.