¿Es posible mejorar los resultados académicos en la Comunidad de Madrid dedicando cada vez menos dinero a la educación?

joseantonio

José Antonio Carmona Gómez
Delegado de ANPE-Madrid
Defensor del profesor

Leyendo la revista profesional de ANPE Nacional del mes de noviembre (Nº 588) me llama la atención el hecho de que el gasto público anual en educación que se realiza en cada comunidad autónoma es diferente. Así, por ejemplo, se nos expone que según el informe Indicadores comentados sobre el Estado del Sistema Educativo Español, presentado por las fundaciones Ramón Areces y Sociedad y Educación, el gasto por alumno en centros públicos de País Vasco, Navarra, Cantabria, Asturias y Galicia es alto (entre los 6.241 euros de Galicia y los 8.976 euros del País Vasco) en relación a otras comunidades. Así, por ejemplo, la Comunidad de Madrid está por debajo de la media nacional junto con Canarias, Comunidad Valenciana, Murcia, Cataluña, Castilla-La Mancha y Andalucía, oscilando entre los 5.017 euros de Canarias y los 4.442 euros de Madrid. ¡Sí, hemos leído bien: 4.442 euros por alumno es la cantidad dedicada por la Comunidad de Madrid a cada uno de nuestros estudiantes, siendo el promedio más bajo de todo el país! Sin embargo, seguramente habrá algún político que justifique tal dato estadístico de alguna forma que no consigo entender.

No hay duda de que el gasto en educación es la mejor inversión

 Es más, si seguimos leyendo dicho informe veremos que, si bien el porcentaje de gasto público en educación sobre el PIB se incrementó desde el 4,31 % de 2006 hasta el 4,99 % de 2009, desde este año se produjo un descenso hasta el 4,32 % de 2014.

Por tanto, no es de recibo que si los resultados académicos del alumnado de la Comunidad de Madrid son de los más altos de España (gracias al esfuerzo que han realizado los docentes de esta comunidad pese a los recortes existentes y al aumento de las ratios) estos no se hayan visto apoyados por un mayor aumento del presupuesto dedicado a la educación para poder seguir mejorando los mismos. Ya no hablamos de una compensación económica al profesorado que ha conseguido tal proeza de alcanzar más y mejores resultados con menos recursos de todo tipo, sino ofrecer más dinero al sistema para seguir mejorando este año tras año.

No podemos olvidar el éxito del alumnado madrileño en los últimos informes PISA y TIMMS, que lo han situado en los más altos puestos del ranking, no solo nacional, sino también internacional. Por tanto, no es extraño que como profesor reflexione sobre el hecho lógico de que quizá una de las razones por las que determinadas comunidades (como País Vasco y Navarra) obtienen mejores resultados educativos con una menor tasa de abandono escolar es porque realizan una mayor inversión en educación: mayor número de docentes, aumento de presupuesto para atención a la diversidad, disminución de ratios…

El gasto por alumno 
de la Comunidad de Madrid 
es el más bajo de todo el país

Entiendo que el dinero público es de todos los ciudadanos y hay que hacer un adecuado uso del mismo, pero no creo que exista ninguna persona que esté en contra de subir el presupuesto para educación y sanidad pública. Efectivamente, no hay duda de que el gasto en educación es la mejor inversión que tiene un país para desarrollar las capacidades de las personas y el mayor regalo que se le puede ofrecer a cualquiera.

Considero que los políticos, debido a que están acostumbrados a tener buenos resultados académicos en la Comunidad de Madrid, piensan que el dinero no es importante para mejorar los datos tan positivos que ya se obtienen con partidas económicas bajas. En este sentido, menos no es más e indudablemente es necesaria una reflexión sobre este hecho, ya que el gasto en educación no es gasto, sino la mejor oportunidad posible para optimizar el futuro de cada uno de los habitantes de nuestra región.