Sobre la tercera hora de Educación Física


Esteban-revista

 

Esteban Serrano Tamayo
Secretario de Organización

 

Orandum est sit mens sāna in corpore sāno”

04-1-Mapa-EspañaEsta famosa cita de la Sátira X, escrita por el autor romano Décimo Junio Juvenal en el siglo I a. C., puede aplicarse perfectamente a la necesidad de conseguir una formación integral en nuestros alumnos, que va más allá de la sola adquisición de conocimientos. De nada nos servirá un perfecto desarrollo intelectual en niños cada vez más propensos a tener problemas de salud.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Según la OMS, desde 1975 la obesidad casi ha triplicado sus cifras en todo el mundo. Se calcula que ya en 2016 más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos, y si se mantienen las tendencias actuales, el número de niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025.

En España el 35 % de los menores entre 8 y 16 años tiene exceso de peso, un 20,7 % de ellos sufre sobrepeso y un 14,2 % obesidad. En la Comunidad de Madrid, y según la Encuesta Nacional de Salud (ENSE) de 2017, el 25,2 % de la población de 2 a 17 años padece sobrepeso u obesidad global, una cifra superior, 35,17 %, si se trata de obesidad abdominal.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI

Con su crecimiento, este problema se agrava, lejos de mejorar. Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades, en comparación con los niños sin sobrepeso, de sufrir enfermedades cardiovasculares y de las articulaciones, diabetes, cáncer o problemas de salud mental. Los estudios situaban en 1.950 millones de euros el sobrecoste que supone para el Sistema Nacional de Salud (SNS) atender a las personas con sobrepeso y obesidad en los últimos años. De mantenerse la tendencia, este coste ascendería a 3.000 millones de euros en 2030.

El auge de las nuevas tecnologías ha llevado parejo un aumento del sedentarismo. En la actualidad, muchos niños limitan su práctica física a las clases de Educación Física. Y con su limitación horaria, se ven reducidos sus beneficios tanto a nivel orgánico (sistema muscular, respiratorio, nervioso o cardiovascular, entre otros) como a nivel psicosocial, ya que facilita la concentración, ayuda a mantener el equilibrio psicofísico como respuesta al estrés, facilita la liberación de tensiones emocionales, favorece estados de ánimo positivos, mejora la autoestima o reduce los niveles de ansiedad. Por ello, cuando pensamos de dónde sacar el tiempo para aumentar el horario de Educación Física, no debemos olvidar la repercusión que esta tiene en un adecuado rendimiento académico y los valores que trabaja desde un punto de vista transversal.

Estos preocupantes datos hacen que la propuesta de la Comunidad de Madrid relativa al aumento del tiempo motriz de los alumnos en nuestros centros para nada resulte baladí. De hecho, otras comunidades autónomas, como Galicia, también están valorando esta posibilidad y unirse así a otras autonomías que ya han añadido una hora semanal de Educación Física. No debemos olvidar que, ya en 2017, el Ministerio de Educación propuso a las comunidades autónomas pasar de dos a tres horas semanales las dedicadas a esta materia.

04-2-IMG 20191217 112258

 La OMS recomienda que los niños se ejerciten al menos una hora al día. En España en general y en la Comunidad de Madrid a nivel particular, estamos muy lejos de esta carga horaria en nuestros currículos. Según Eurydice, la red de información sobre educación en Europa, en su estudio titulado Physical Education and Sport at School in Europe (La Educación Física y el Deporte en la escuela en Europa), vamos a la cola de Europa en horas dedicadas a la asignatura de Educación Física, especialmente en Educación Secundaria. Por ejemplo, ya en 2013 esta organización advertía que, en Educación Secundaria, la asignatura supone solo el 3 % o 4 % del horario curricular, comparado con el 14 % de Francia y cerca del 20 % de Finlandia. La tendencia en nuestro país es restar importancia al área de Educación Física con la publicación de cada nueva ley educativa, y no han sido pocas en los últimos tiempos hasta prácticamente quedarnos sin siglas para su nombre (véase próximamente LOMLOE).

Muchos niños limitan 
su práctica física a las clases 
de Educación Física

 

Todos sabemos que no será una tarea fácil, pero la salud de nuestros niños y niñas bien merece el esfuerzo de intentar buscar fórmulas realistas que permitan más actividad física en nuestros centros sin aumentar, como es obvio, la carga lectiva. La Comunidad de Madrid baraja utilizar a las asignaturas opcionales o de libre configuración autonómica para aumentar el horario de Educación Física en Educación Secundaria. Las medidas propuestas para Educación Primaria parecen, de momento, menos realistas y no toman en cuenta que el Decreto 89, por el que se establece para la Comunidad de Madrid el currículo de Educación Primaria, indica a los centros la necesidad de organizar un programa de actividades deportivas a realizar por sus alumnos. Si con anteriores leyes era posible impartir más horas de Educación Física en el horario lectivo, ante un problema que no deja de crecer, debemos buscar vías que nos lleven a ese objetivo y ayuden a mejorar la salud de nuestros alumnos. La consigna debe ser bien clara: niños activos, adultos saludables.