Buzón de alcance número 200
28 años de información y opinión sindical

Rosalia2016

Rosalía Aller Maisonnave
Secretaria de Comunicación

 

Extremadamente ambicioso podría parecer este epígrafe para una breve reseña sobre nuestra revista, si no fuera más que un homenaje a un maestro de la palabra de tal envergadura, que presentaba así, desde el prólogo, su Fígaro. Colección de artículos dramáticos, literarios, políticos y de costumbres (1835).

Durante estos veintiocho años, ANPE-Madrid, a través del Buzón de alcance, ha difundido información, amplia y veraz, sobre los temas de interés para el profesorado de la enseñanza pública y los servicios a sus afiliados, al tiempo que, a través de editoriales y artículos de opinión, ha ido manifestando su parecer con la profesionalidad e independencia que son señas de identidad de esta organización sindical.

Si damos un vistazo a estos doscientos números, veremos que desde su nacimiento, en febrero de 1990, en formato muy modesto y dimensiones mínimas, quienes iniciaban esta senda tenían propósitos claros:

Hoy ofrecemos al profesorado de Madrid este ‘Buzón de alcance’ que será, en adelante, el vehículo de comunicación entre ANPE-Madrid y los profesores de nuestra provincia. Es nuestro deseo que este mural sindical llegue con regularidad a todos los Centros. Con ello cumplimos una aspiración largo tiempo sentida, pero que dificultades de diversa índole nos han impedido llevar a cabo.

Esperamos que este nuevo medio de comunicación enriquezca la relación entre ANPE y el profesorado de Madrid, a quien siempre queremos servir.buzones1

Breves palabras donde están presentes el deseo de que la revista sea un medio para alcanzar una comunicación cada vez más fluida con el profesorado madrileño –algo que hasta hoy nos caracteriza– y reforzar la presencia de ANPE en los centros educativos, así como las dificultades y el esfuerzo que tanto esta tarea como el quehacer sindical en general entrañan, pero ante los cuales ANPE no arría su bandera. Al mismo tiempo, queda de manifiesto nuestra voluntad de enriquecer siempre la relación entre la organización y el profesorado, al cual se debe con una irrenunciable vocación de servicio.

Cinco presidentes de ANPE-Madrid han ejercido la dirección de la revista: Daniel Lucendo Serrano (1990-1996), Cipriano Fontanilla Alejo (1997), Antonio Romero Moraleja (1997-2004), Fernando Jiménez Guijarro (2004-2010), Francisco Melcón Beltrán (2010-2018) y Andrés Cebrián del Arco, desde marzo del presente año, y cada uno ha ido dejando su impronta desde los editoriales de estas páginas, una crónica e interpretación de la realidad educativa, sociopolítica y sindical en su transcurso.

El Buzón de alcance ha ido evolucionando, según las exigencias de una realidad siempre cambiante y las demandas de nuestros lectores. De la monocromía a la policromía, del formato impreso al digital, hasta contar con su propio portal web, que incluye un archivo de números anteriores en flipbook o pdf, ha seguido un periplo que refleja también la evolución de ANPE-Madrid, con el ánimo de seguir ofreciendo siempre el mejor servicio.

Inmersos en la vorágine diaria, perdemos a veces la perspectiva histórica de las huellas que nuestro caminar va dejando. Numerosas voces han hablado a través de estas páginas, aportando su perspectiva personal y, unidas a los acontecimientos, logros, reivindicaciones, debates, negociaciones, han ido tejiendo una trama de vida sindical que este órgano ha recogido con atención y esmero.

buzones2Y si alguien se preguntara qué sucedió en la educación madrileña finisecular o en los albores del siglo XXI, podría recurrir a esta publicación para ilustrar su afán de conocer, de primera mano, las aspiraciones, las luchas, los sinsabores, las pequeñas victorias tras las cuales hay un esfuerzo titánico, de un puñado de docentes que, en calidad de sindicalistas, han ido asumiendo durante décadas la defensa de los derechos y legítimos intereses del profesorado. Y así se sabrá que muchos de los logros que se han ido consolidando, en beneficio de la calidad de la enseñanza pública, no han sido fruto del azar o de la prodigalidad de sucesivas Administraciones –es justicia decirlo– siempre dispuestas a exigir más de los docentes, pero menos espléndidas cuando se trata de reconocer su labor inefable con palabras o hechos.

Las personas pasan, los tiempos cambian, las instituciones evolucionan. La frágil escritura tiene, en cambio, la potencialidad –ansiada por tantos– de permanecer en el tiempo. Deseamos, entonces, que el Buzón de alcance siga adelante, acompasado a los tiempos, como testimonio de estas pequeñas gestas que, en su conjunto, constituyen un fresco mucho más amplio y adquieren, desde la distancia, otra dimensión.

Ya lo decían los antiguos: Verba volant, scripta manent.