FPB de Adultos 
Repintando el FUTURO de color de rosa…


25-Adultos
El mural del pasillo de FPB de La Casa de la Cultura (homenaje a Boa Mistura, realizado por Víctor Blanco y Bea Salido) es una declaración de intenciones en toda regla: queremos poner pintura y brocha, con el “TU” (intenso, compensando la ausencia de la tilde…) en el centro, para redecorar el horizonte de cada uno de nuestros alumnos.

Los que transitan por ese pasillo proceden de situaciones académicas y personales complicadas. De un modo u otro, se han sentido expulsados del sistema; algunos se han autoexpulsado. No pretendemos repartir culpas o colgar el letrero de “Fracaso” a leyes educativas o a familias o docentes poco implicados… Menos aún a los protagonistas de esta historia. Ellos, las personas que han tomado la decisión de matricularse con nosotros y darse otra oportunidad, son los que nos prestan su futuro para llenarlo de color.

En nuestro CEPA (Centro de Educación de Personas Adultas), el equipo de FPB gasta horas –y hasta se desgasta– buscando modos de hacerles recuperar la ilusión. Proyectos de toda índole, que pueden etiquetarse como metodológicamente innovadores, que se inspiran en la gamificación, el aprendizaje y servicio, el aprendizaje basado en proyectos/problemas… son el eje conductor. Para ser más exactos, las ideólogas del equipo hablan de “ABSC”: Aprendizaje Basado en el Sentido Común”.

26-PHOTO-2019-09-29-14-55-17-copiaSu plan de trabajo se sustenta en una forma de enseñar que lleva consigo un auténtico compromiso con la causa: se implica a los alumnos en la elaboración y, consecuentemente, aceptación de las normas de clase, en la distribución de tareas, en los logros de los colegas… “Técnicos en CEPA”, “Apadrina a un compañero “, “Pon un Técnico en tu vida”… son algunos de los títulos que aparecen en ese plan de trabajo.

27-PHOTO-2019-09-29-14-50-17-copiaLos “Técnicos en el CEPA”, por ejemplo, resuelven incidencias informáticas reales, a las que atienden luciendo su camiseta de técnico y el carnet reglamentario colgando de la clásica cinta. Respetando las formalidades de la buena educación y del respeto, llaman a la puerta de la persona que ha requerido sus servicios, se presentan (… “Soy el técnico XXX ¿En qué puedo ayudarle?”), le dan la mano… No se trata de una simulación: el caso que resuelven y los modales son reales. Y los aplican en las FCT (Formación en Centros de Trabajo) y en las empresas que luego los contratan. Hay un muy alto porcentaje de éxito de nuestros chicos… 

En “TICs con Corazón”, los alumnos colaboran con los profesores del CEIP Sagrado Corazón (los vecinos de enfrente) en el aula de informática. Revisan los equipos, diseñan las actividades, hacen un catálogo de las que se pueden encontrar en la red vinculadas con el tema del día adaptado al nivel de los niños, ayudan a un par de ellos por técnico y los controlan en lo relacionado con el manejo del ordenador o del programa en cuestión, analizan el desarrollo de la sesión y programan la siguiente. En resumen, actúan y se sienten como auténticos “profes” –así se dirigen a ellos los niños y eso les supone una inyección de autoestima descomunal–.

28-30f79e95-2da4-4ff7-bf5b-ae4280967035Ese mismo “perfil docente” es el que se pone en juego en “Pon un técnico en tu vida”, proyecto por el que recibimos un accésit en “Grandes Profes, Grandes Iniciativas” en su última edición. Los jóvenes de FPB enseñan a las personas mayores de los grupos de Enseñanzas Iniciales a manejar el ordenador o el móvil. Estos agradecen la atención personalizada y respetuosa que les ofrecen los técnicos; a cambio, los técnicos reciben una dosis de motivación nada desdeñable.

Basten esos ejemplos para ilustrar la forma de trabajo (mucho y bueno) de la más joven de las secciones de la Educación de Adultos: la Formación Profesional Básica.

En la presentación de cada nuevo curso, alumnos de las promociones anteriores vienen a ayudarnos. Es emocionante ver el cariño con el que hablan de su experiencia en el centro, de lo bien que se han sentido tratados, de lo “enrollados” que son los profesores.

Sí, un CEPA es un buen sitio para volver a tomar las riendas del PRESENTE. Ya tenemos palabra para el pasillo de la segunda planta. Y color: el verde.

María Isabel Esteban Marcelo 
Aníbal González Carracedo 
María Luisa García Gómez

Equipo directivo del CEPA Casa de la Cultura de Getafe