Escuelas infantiles
¿Puestos ordinarios o voluntarios?

fabio-web
Fabio Blázquez Rodríguez
Delegado de ANPE-Madrid

 

Como liberado sindical, he oído muchas historias y problemas de todo tipo. Te llama gente llorando de alegría o de pena, riendo de felicidad o de desesperación, pero lo que más me quita el sueño es cuando alguien te llama contándote su historia y tú claramente ves que está sufriendo una injusticia. Efectivamente, estamos hablando de la asignación de puestos de interinidad en las escuelas infantiles con carácter ordinario y no con carácter voluntario (como era no tan antiguamente). ¿Qué significa esto? Pues bien, os lo voy a explicar. 

Los maestros interinos forman parte de una lista para cubrir puestos de su especialidad en los centros públicos de la Comunidad de Madrid. Dentro de estos hay puestos ordinarios, que son los de jornada completa, y puestos voluntarios, los de jornada reducida. Pero claro, dentro de la jornada completa, muchos factores pueden determinan que el puesto en concreto tenga unas características especiales que no todo el mundo esté dispuesto a asumir.escuelasinfantiles

Aquí es donde los puestos voluntarios juegan un papel clave. Todos aquellos puestos que la Administración considere de características especiales pasarán a formar parte de los voluntarios y, por lo tanto, no serán asignados de forma forzosa, como pasa con los ordinarios, sino que habrá que pedirlos expresamente. Ahora mismo, los puestos considerados como voluntarios son: los puestos itinerantes (compartir centros de distinta localidad el mismo día, por lo que requiere tener vehículo propio), Instituciones Penitenciarias o de Protección de Menores, Aulas Hospitalarias, Servicios de Atención Domiciliaria y Centros Educativos Terapéuticos o, como ya había mencionado antes, las jornadas parciales. Por ello, los puestos voluntarios son una buena oportunidad para los interinos que están más atrás en la lista y desean ser llamados lo antes posible, ya que no les importa aceptar puestos con estas características a cambio de poder trabajar cuanto antes. 

Obviamente y según opinión de muchos, sobre todo de quienes los sufren, muchos puestos considerados como ordinarios deberían ser asignados como voluntarios. Véase, los centros de difícil desempeño, jornadas vespertinas, escuelas infantiles, etc. Pero como no tengo tanto espacio como desearía para hablar de todos los casos uno por uno, voy a centrarme en los puestos en escuelas infantiles para los maestros interinos de la especialidad de Educación Infantil, que desde hace unos años han dejado de ser voluntarios para volver a ser considerados como ordinarios, algo que afecta a muchísima gente bien situada en las listas.

Las escuelas infantiles tienen una serie de características que claramente las diferencian de los centros ordinarios, como son impartir clases a niños de 0-3 años en vez de 3-5 años, trabajar días en julio, horas de reunión por la tarde o no poder disfrutar de los días de libre disposición no lectivos... También debe tenerse en cuenta que la titulación requerida para estos puestos es la de educador y no la de maestro, pero este no es el problema.

El principal problema llega cuando gente que está en la lista de interinos por Educación Infantil ve cómo días más tarde –o al día siguiente– de ser asignados con una vacante (para todo el curso escolar) en una escuela infantil, se asigna a gente que está detrás de ellos en la lista un puesto vacante en un cole ordinario. Y así durante el resto de los llamamientos de vacantes de inicio de curso posteriores. ¿Por qué forzar a alguien a un puesto que no quiere y que le va a conllevar un malestar durante un curso escolar completo, cuando hay gente que podría coger el puesto voluntariamente y está deseando incorporarse lo antes posible?

Estamos jugando con personas y no con números, algo que, en muchas ocasiones, debido al estrés de los plazos y al planteamiento de las vías administrativas, se tiende a olvidar. Y por ello creo, a modo de reflexión, que es importante que volvamos a incluir las escuelas infantiles como puestos voluntarios, para que todas las personas que cojan un puesto de trabajo en una escuela infantil sea porque lo han solicitado expresamente y no de manera forzosa.